Del boceto al lienzo directo

«Cuando llegue la inspiración que me encuentre trabajando» Pablo Picasso

Cuando llevo mucho tiempo sin pintar, cuando tengo un bloqueo creativo lo que hago es forzarme a pintar en una libreta. No tiene que ser una super libreta, ni tener un papel super bueno. Solo tiene que ser una libreta y tener una norma: prohibido arrancar ni una hoja. Allí tengo que ir haciendo experimentos, de lo que veo, lo que siento, lo que me motiva, cualquier cosa, (hasta esta vez he vuelto a pintar figurativo, imagínate). Entonces ocurre la magia. Un día sin pensar mucho sigues tu rutina de pintar algo. Y ese día pintas algo que si que te mueve, que te REMUEVE. Así que al terminar miré mi libreta y dije… SI. Así que no lo pensé mucho y me lancé al lienzo de cabeza.

Seguí con esa inspiración, no la dejé descansar ni unos días, ni tan solo horas. Me subí a la terraza de mi casa, con los mismos colores y dos lienzos en horizontal y empecé a pintar. No paré hasta terminarlos, hasta que me convencieron muchísimo. Ahora los tengo en el salon de mi casa, parados, pero no por mucho tiempo, porque voy a lanzarme a un nuevo proyecto que os contaré por aquí en breves.

Gracias a Santi Penadés por las fotos.